El Lenguaje del Dragón

-Hace muchos años según cuentan los abuelos cayó una sequía que duró por muchos días y que secó tanto la tierra que las piedras  se partieron en pedazos del calor, no había ni una nube que protegiera del sol.

Tanto duró esta sequía que la vida empezó a marchitarse y morir.

Solo una planta seguía con vida, en pie y luchando… pero ella también empezó a marchitarse. Una noche antes de morir esta plantica concentró toda su fuerza en un pequeño botón y para la mañana cuando se secó por completo el botoncito se desprendió.

Pero antes de tocar el polvo seco de la tierra – y es aquí donde empieza la magia- se convirtió en un hermoso colibrí, pequeñito pero hermoso.

Este pajarito empezó a volar y volar y volar fijo en su misión

Después de volar y volar llego a la montaña donde vivía el Dios Waitapallana y le contó todo lo que pasaba en la tierra,  luego el pajarito murió en sus manos.

Waitapallana se sintió muy triste por el sacrificio de este pequeño colibrí, la tierra y sus pequeños seres, tan triste estaba que de sus ojos cayeron dos grandes lágrimas de cristal de roca, estas lagrimas rodaron por la montaña y fueron a parar en el fondo del lago Wacracocha

Donde dormía el gran KATARI, tan grande era que solo su cabeza estaba en la laguna y el resto de su cuerpo se enrollaba por las cordilleras.

Despertó el gran KATARI extendió sus alas y la sombra abrazo la tierra seca, al sacudirse la brisa se regó por todas partes, de su aliento frío nació la neblina, el brillo de sus escamas dejaron escapar el arcoíris y con su movimiento creó nuevos cauces de río que aliviaron la sed de plantas y hombres.

Después de todo esto volvió a dormir… dejando un nuevo mundo. Y cuentan que los Dioses se reunieron asombrados y felices con la gran KATARI por salvar la vida en la tierra y en agradecimiento decidieron que a partir de ese día las historias de todos los seres, plantas, animales y hombres  se dibujarán en las escamas de la gran KATARI.

Ahora mismo tu historia, la mía y la de todos sin saberlo se está dibujando en las escamas de la gran KATARI, a si como yo dibujo las historias en la piel de los que me buscan y saben que un tatuaje es mas que tintas y agujas.

Es por eso que se llama Aru Katari 

EL LENGUAJE DEL DRAGÓN

Síguenos
es gratis y en español